Una reflexión sobre el tratamiento en medios del colectivo de personas de género no normativo

chalk-791173_1920

Desde transfamilia nos hacemos reflexiones que queremos compartir, con respeto a la pluralidad:

 

Una reflexión sobre el tratamiento en medios del colectivo de personas de género no normativo.

 En respuesta al documental sobre menores transexuales emitido en el programa 30 minuts de TV3

Me pronuncio como madre de un ciudadano trans.

El tratamiento del tema de las personas transexuales como los emitidos por los medios de comunicación, me llevan al debate con otros familiares que comparten la singularidad que comporta transitar en el género  social junto a nuestros hijos o hijas, hermanos, cuñados, parejas entre otros. En relación a este tema tan controvertido como es el género, las mujeres hemos vivido y seguimos viviendo en primera persona la hipocresía del Estado a la hora de aprobar leyes que nos reconocen derechos fundamentales de los que hemos sido excluidas históricamente.

Lo Trans no es ajeno a este tipo de reconocimientos legales que distan mucho de una normalización en la vida real, la siguiente etapa hacia una sociedad de igualdad. Por esto las personas TRANS y sus familias llevamos luchando y haciendo pedagogía mucho tiempo. Tanto, que dentro del colectivo existen personas formadas y comprometidas que conocen el transito en primera persona, que pueden ofrecer a la ciudadanía información y formación sobre todo lo que necesiten saber para entender esta nueva forma de entender y vivir el género aquí y ahora.

Desde este punto de vista plural, madres y padres con criaturas que expresan no estar cómodos con una etiqueta rígida de género que no les representa tenemos un mensaje que compartir. Más allá de cómo trabajemos como asociaciones, grupos, o independientes, todos tenemos un objetivo común: abrir el espectro de socialización para promover la  diversidad de género, normalizar lo que se desconoce, mejorar la convivencia desde el respeto a la identidad ya reconocida en otros ámbitos y la identidad de género, dar espacio a la propia mirada sobre uno mismo. En definitiva un conjunto de valores que nos parecen básicos.

Dicho esto me sorprende y decepciona que desde instituciones públicas con las que los colectivos trabajamos para lograr el reconocimiento social de estos temas nos desconciertan con un programa divulgativo en la televisión pública donde la pluralidad brilla por su ausencia. La utilización de las personas trans por parte de los medios merece una reflexión profunda por parte de todos. Nada esperamos de los medios privados donde prima la audiencia por encima de cualquier otro parámetro, pero de los medios públicos, que tienen el encargo de divulgar contenidos para toda la ciudadanía, la cosa cambia. No es de recibo que toquen temas tan sensibles de forma sectaria ni muchos menos que utilicen la imagen de menores para dar “contenido” a sus documentales mediáticos. No vale todo por la audiencia, al menos en los medios de comunicación público y en temas tan sensibles.

Lo que vale es la divulgación de contenidos plurales y respetuosos con la imagen de nuestros menores que se merecen el respeto a decidir con conocimiento de lo que supondrá en su vida futura ser visibles.

Lo que importa es ser respetuosos con lo acordado de palabra entre los promotores del proyecto y las personas que altruistamente se han expuesto en ellos. No nos sirve la escusa de que la población no está preparada para una información de más calado que la mera exposición de las personas trans al resto de la población explicando su vivencia… su vida al fin y al cabo. Flaco favor nos hacen si construyen un discurso que luego tendremos que deconstruir y actualizar para que reconozca la diversidad de la realidad trans.

Si podemos desayunarnos la realidad de las personas que sufren persecución y exclusión de guerra y su más profunda desesperación, podemos también mirar a la cara una realidad que nos cuestiona nuestra mirada sobre algo tan básico como el género de cada persona. Tan básico como un techo, comida, trabajo, sanidad, educación… seguimos?

La libertad en mayúsculas no existe sin respetar la identidad, algo tan básico como para desesperar a una persona hasta la idea del suicidio por la incomprensión hacia su identidad de género, y de esto el colectivo de familias tenemos un frente abierto para evitar en lo que podamos esta última salida como final de un conflicto innecesario.

La transición en el género está lejos de ser consecuencia de una anomalía de cromosomas, hormonas u otros. Si fuera así no existirían realidades que por ignorarlas o intentar hacerlas invisibles no desaparecen. Están y además con una riqueza y consistencia que no podemos ni debemos ignorar. La libertad implica eso, respeto a lo que se escapa a nuestro mapa educacional.

Desde este punto los padres, madres, amigos, conocidos y saludados de las personas que representan esta diversidad de género, recordamos que tenemos que ser consecuentes con lo que reconocemos y pedimos cuando hablamos de pluralismo y compromiso real para que la educación institucional y el entorno social sea el reflejo de una sociedad que valore a los individuos por lo que aportan a la comunidad.

Si lo conseguimos, que lo haremos, en el ámbito privado creceremos con respeto hacia el otro.

Es hora de que la policía del género desaparezca…

De que la escuela participe en esta asignatura de riqueza….

De que las familias dejemos de ver la diversidad como un problema y a ser posible un problema de otros.

Por eso quiero plantear algunas preguntas y que cada cual se las conteste hacia sí mismo:

¿Qué necesita nuestro entorno para entender e incorporar a su realidad una manera más sana y rica de entender el género de cada persona?

¿Cuándo el género va a dejar de ser negocio para algunos?

¿Alguien nos puede explicar donde quedan los derechos a la privacidad en el futuro, cuando convertimos a estos menores en protagonistas de historias en los medios divulgativos?

¿quién decide por un niño para convertirse en activista?

Por el camino de esta lucha por el derecho a ser, personas valientes, que no héroes, se exponen y nos recuerdan que la libertad de ser es posible a pesar de las miradas no siempre honestas y desinteresadas de la sociedad que les rodea.

Trabajemos todos juntos para que el reconocimiento de la diversidad no pille a más familias sin saber cómo reconocer la singularidad de sus seres queridos sin angustia ni dolor. La identidad es un valor que suma nunca resta.

Como ciudadana de un país plural, mujer, reconocida en el género que siento, he tenido la suerte de conocer de primera mano la riqueza que supone despertar a la realidad de la diversidad de género. No ha sido un camino fácil dado que he tenido que deconstruir como muchas otras personas la idea de género en la que me educaron. Aun así, a todas las personas próximas a una persona de género diverso solo puedo darles un mensaje alentador porque tienen la oportunidad de descubrir su propia riqueza de género.

Gracias, gracias a todas las personas trans que tengo la suerte de tener próximas por todo lo que aportáis a tener una sociedad más autentica para vivir. Seguiremos en la lucha, codo a codo para recorrer el camino que haga falta para que ser trans carezca de interés en los medios como noticia.

Carmen

 

Otras opiniones: Miguel Misse

Trànsit, menors transsexuals 30 Minuts TV3

 

 

6 thoughts on “Una reflexión sobre el tratamiento en medios del colectivo de personas de género no normativo

  • 17 abril, 2016 en 9:45 pm
    Permalink

    No tengo palabras Carmen,
    Me siento inmensamente afortunada de contar con tu apoyo, y sobre todo, con tu gran riqueza coloquial.
    Eres una gran mujer que abarca todo lo positivo, fuerza, sensibilidad, amabilidad.
    Entre otras cosas, Recuerdo la primera vez q hable contigo,cque me digiste…
    Tu estas para acompañar a tu hijo, y el decide.
    Estas palabras me han acompañado a, acompañarlo y estar a su lado.
    Te felicito por esta gran y emocionante reivindicación, nadie mejor que tú para expresarla.
    Una madre de un increíble Chicotrans,

    Gracias Carmen por aportar tanto y tanto.
    Rosa

    Responder
    • 19 abril, 2016 en 1:45 pm
      Permalink

      Gracias por tus palabras Rosa.
      En el grupo cada cual aporta lo mejor que tiene.
      Y si, acompañar es lo importante…. en la vida.
      Un abrazo de colores.

      Responder
  • 18 abril, 2016 en 10:41 am
    Permalink

    Gracias Carmen por abrirnos los ojos un poquito más. 😉

    Responder
  • 19 abril, 2016 en 1:47 pm
    Permalink

    Mary solo se trata de reeducar la mirada.
    No es tarea fácil aunque apasionante y enriquecedora.
    Gracias a todas las familias que desde el anonimato trabajan el día a día en su entorno mas cercano.

    Responder
  • 4 mayo, 2016 en 7:11 pm
    Permalink

    Gracias Carmen! por tus palabras; enseñanzas. Nada es casualidad, y creo que tu has llegado a mi vida en el momento justo. Yo de grande quiero ser como tu! Un abrazo

    Responder
    • 5 mayo, 2016 en 12:21 pm
      Permalink

      En la vida querida Ali todo llega en su momento. Normalmente cuando tenemos capacidad de asumir cambios.
      Y una observación importante cuando seas grande yo quiero que seas tu. 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *